Recursos Humanos

rrhh.jpg

APUNTAR A UNA MAYOR EFICIENCIA Y A UNA MEJOR CALIDAD DE LOS SERVICIOS

:: Un mundo en permanente cambio

Vivimos en un mundo de cambios acelerados donde la administración de las empresas resulta cada vez más compleja. Para que éstas sean competitivas deben adaptarse continuamente a los cambios.

Para confirmar lo expresado vale recordar la historia del dinosaurio. Durante decenas de miles de años fue uno de los más dinámicos, poderosos y mejor organizados seres que había en la tierra. Sin embargo, ya no está entre nosotros. Tenía un pequeño defecto: no era muy adaptable y, en un mundo cambiante, el que no se adapta desaparece.

Esta realidad es válida para todas las empresas porque en la adaptación a los cambios están todas comprometidas. Cada vez más deben preocuparse por la calidad de los servicios y por una mayor satisfacción de las necesidades de sus clientes.

Ninguna empresa deja de estar afectada por los cambios, por lo que deben tomar conciencia de la necesidad de cambiar para no desaparecer como el dinosaurio.
El cambio y la modernización organizacional son imperativos de la hora actual y, en muchos casos, un requisito imprescindible para la supervivencia de las empresas.

Este es el desafío de Disco hoy. Cambiar para adaptarse a la nueva realidad apuntando a una mayor eficiencia y a una mejor calidad de sus servicios.

:: Nuevas formas de administración

Esta adaptación a la nueva realidad lleva a encarar nuevas formas de administración, priorizando la satisfacción de las necesidades y expectativas de los clientes, pensando en el futuro, con énfasis en el trabajo en equipo, preocupados por la innovación, con utilización de estilos de dirección participativos y con una permanente inquietud por el logro de resultados.

La capacidad de administración se ha convertido, a fines del siglo XX, en un recurso "precioso" y totalmente crítico para el desarrollo y crecimiento de las empresas.

Se requiere nuevas formas de administración y mayor profesionalidad para ser competitivos, para adaptarse al cambio tecnológico, para administrar con recursos escasos y para trabajar en un mundo en el que las comunicaciones permiten interrelacionarse como nunca en la historia.

En base a este nuevo enfoque, Disco avanza lenta pero seguramente hacia una profesionalización de su administración con énfasis en la capacitación de su personal y en la puesta en práctica de mecanismos de comunicación que favorezcan la participación y el involucramiento de todos en este nuevo camino emprendido.

:: Los nuevos paradigmas

Este pasaje hacia una nueva administración hace indispensable cambiar algunos paradigmas que tradicionalmente han estado presentes en la gestión empresarial.

En buena medida, la organización tradicional operaba como si todo lo importante ocurriera en el interior de la empresa. Había poca sensibilidad por lo que ocurría afuera. Sin embargo, lo más importante a conocer está y ocurre fuera de la organización. Las empresas tienen que mirar más hacia afuera, preocupándose por los cambios que se producen y atendiendo las cada vez más exigentes demandas de los clientes.

Asimismo, debe generarse una cultura empresarial que apunte a la colaboración de todos dentro de la empresa -sobre la base de objetivos y metas comunes- y a la búsqueda de asociaciones externas que promuevan su crecimiento y desarrollo.
Por otra parte, debe reconocerse que la dinámica permanen
te del contexto empresarial determina la necesidad de continuos procesos de mejora. Si la empresa está mal, la mejora es una necesidad, si está bien, también. El problema es que si la empresa no continúa mejorando, va a llegar el momento en el que otras empresas estarán haciendo las cosas mejor que nosotros.

Tenemos la certeza y estamos conscientes de que el cambio en las empresas es un imperativo actual, cada empleado de Disco aporta, desde su lugar de trabajo, capacidad, experiencia y esfuerzo para que el crecimiento y desarrollo sostenido se hagan realidad a corto plazo.

EL TRABAJO EN EQUIPO

Los cambios acelerados, la globalización y los avances tecnológicos han vuelto más compleja la actividad de las empresas. Se requiere aunar esfuerzos para poder competir y desempeñarse con éxito. Ha comenzado una nueva era, en la que el centro de atención es el trabajo en equipo dentro del ambiente laboral.
Las personas deben aprender a trabajar fusionando sus propias ideas con las de los demás para lograr, de esta manera, una productividad que alcance a todos los niveles de la empresa. El trabajo en equipo implica la interacción entre dos o más individuos que se organizan y cooperan para alcanzar un propósito común. Involucra desde la ayuda mutua entre dos compañeros que trabajan en la misma Sección, pasando por la colaboración entre Jefes en asuntos que afecten sus respectivas unidades, hasta el trabajo de los grupos de Gerentes.
El trabajo en equipo es un proceso colectivo; no puede ser realizado por una sola persona.

Pero los buenos equipos no se forman simplemente agrupando a varias personas. A veces los miembros se neutralizan mutuamente y como resultado se obtiene poca efectividad o, lo que es aún peor, inacción. En este caso, el todo resulta menor que la suma de sus partes. En otros casos, la integración de los miembros puede ser parcial y se obtiene un resultado en el que el todo es similar a la suma de las partes.

Pero hay otros casos en los que la interacción logra estimular un estado excelente, en el que se supera la simple suma de todas las partes. Cuando esto sucede, el equipo ha logrado SINERGIA; es decir, se ha dado un proceso por el cual las actividades combinadas de varias personas producen un resultado mejor que la suma de las actividades individuales. Esta es una de las principales razones que explican la importancia del trabajar en equipo.

Pero la sinergia no surge simplemente porque se agrupan dos o más personas, sino cuando el interés en los resultados grupales se integra con la confianza y el apoyo mutuo de los miembros del equipo. En la medida que todos los integrantes del equipo comprendan plenamente los objetivos fijados y se identifiquen con ellos; cuenten tanto con habilidades técnicas como personales; confíen unos en otros; se comprometan consagrándose al equipo; logren una comunicación eficaz; estén preparados para manejar adecuadamente las diferencias que puedan surgir; reconozcan, honesta y equilibradamente, el trabajo y el esfuerzo de los otros miembros del equipo y tengan un líder u orientador que logre motivarlos, aclarando las metas y aumentando la autoconfianza, se logrará como resultado un trabajo de equipo altamente efectivo.

Pero esto no es suficiente. Los equipos están insertos en una empresa con su misión, objetivos, estilos de dirección, políticas y estrategias a los que no pueden ser ajenos. Si el equipo actúa de acuerdo a ellos su efectividad será positivamente aprovechada.
Para ello se requiere definir criterios de éxito tales que exista una relación directa entre el éxito de la empresa, el éxito de cada equipo y el éxito de cada individuo.
En este sentido, se lo puede comparar con un equipo de fútbol donde cada jugador siente que si él gana, todos ganan.
Cuando la Selección juega y gana, cada jugador se siente ganador. Eso es lo que pretendemos lograr en nuestra empresa: que cada miembro del equipo se sienta ganador cuando su equipo y la empresa ganan, fomentando la cooperación, la confianza, la motivación, el compromiso y las ganas de trabajar de nuestros empleados.

En el escenario actual, el éxito de las empresas depende cada vez más de una eficaz gestión de sus recursos humanos.

La estructura y la tecnología pueden copiarse fácilmente; sin embargo, el factor que hace que una organización sea diferente -ya sea en el sector industrial o de servicios, en el sector público o en el privado- son las personas.

La calidad de los empleados, el entusiasmo y la satisfacción que tengan con su trabajo -en la medida que consideren que el trato que reciben es justo- influyen decididamente en la productividad de la empresa, en la calidad de los servicios que proporciona, en su imagen y en sus posibilidades de desarrollo.

En este marco, las políticas de recursos humanos resultan de fundamental importancia, ya que representan la manera como la empresa aspira a trabajar con sus integrantes. En este sentido, las políticas fijadas por DISCO pretenden crear, mantener y desarrollar recursos humanos con habilidades y motivación suficientes para conseguir los objetivos de la empresa, así como también condiciones organizacionales que permitan el desarrollo y la satisfacción plena de los recursos humanos y el logro de sus objetivos individuales. Para esto trabajamos permanentemente.

Es por ello que ponemos especial énfasis en la aplicación de prácticas apropiadas para la selección e inducción del personal, en el desarrollo de constantes programas de capacitación y adiestramiento, en la vigencia de adecuados sistemas de estímulos y desestímulos, en el respeto por la carrera funcional, en los planes de beneficios sociales conformes a la diversidad de necesidades de nuestros empleados.

Pero además y por sobre todo, DISCO mantiene su inquebrantable e histórica vocación de trabajo para promover la motivación y la integración de su gente. Para ello se organizan innumerables actividades en las que el objetivo esencial es la integración colectiva. Los numerosos eventos deportivos y recreativos que se desarrollan a lo largo de todo el año (Fútbol 5, Bowling, Pool, Truco, Conga, Futsal y Voleibol); el tradicional paseo del 1° de mayo; las múltiples ediciones de la elección de la Reina Disco; la divulgación de actividades creativas del personal como Muestras de Artes Visuales (dibujo, pintura, comics, fotografía) y publicación de expresiones literarias (cuento y poesía); son manifestaciones concretas del sentido con que la empresa asume la relación con sus empleados.

Cabe destacar, asimismo, la consolidación de la revista institucional GENTE DISCO, indiscutible vínculo de comunicación e integración entre todos los miembros de la empresa, con corresponsales en todos los locales y áreas de la empresa. La adhesión y el compromiso con que los empleados asumen su participación en todos estos emprendimientos significan la clave para el éxito. Adhesión y compromiso que se expresa también cada vez que el área comercial los convoca a redoblar esfuerzos frente a acciones de promoción institucional. Cuando las empresas cuentan con recursos humanos caracterizados por sus actitudes positivas y favorables sólo pueden esperar un futuro venturoso.

UNA NECESIDAD QUE ATENDEMOS PERMANENTEMENTE

El contexto básico en el que actúan las empresas en esta década está signado por la turbulencia; los cambios son incesantes y su ritmo totalmente acelerado. Todo ello genera profundas y contínuas variaciones en el medio ambiente en el que operan las mismas. El impacto de la ola de innovaciones ha cambiado radicalmente la forma en que se producen, comercializan, distribuyen y consumen los bienes y servicios principales.

Los avances en tecnología están dejando obsoletas las matrices tradicionales predominantes y producen efectos de todo orden en los mercados y en las empresas. Las organizaciones que no forman parte del proceso de cambio van quedando inevitablemente fuera de competencia. Vivimos el pasaje de empresas que operaban en ciertas condiciones de estabilidad y competitividad limitada, a empresas que deben encarar contextos en contínuo cambio y una competitividad agresiva y creciente.

Los profundos cambios operados en el mundo de los negocios hacen necesario revisar y complementar lo aprendido hasta ahora y exigen implementar políticas permanentes de capacitación del personal para lograr su adaptación a las nuevas exigencias planteadas por el contexto.

:: Propósito de la Capacitación

Toda empresa aspira a trabajar con individuos formados para las diferentes circunstancias en las cuales debe moverse para cumplir sus fines. Parece razonable, por lo tanto, tratar de satisfacer las necesidades de capacitación del personal en función de los requerimientos del medio en que actúa la organización, del tipo de problemas que se le presentan para alcanzar sus objetivos y de las necesidades para implementar sus programas y proyectos.

El propósito de dicha capacitación debe ser contar con personas adheridas a la organización, con una clara comprensión de su misión en la empresa y la de ésta en la sociedad. Esta dimensión permite ubicar a la capacitación no sólo como una mera instrumentación para la tarea, sino en el marco de una concepción de gestión organizacional donde se privilegia la polifuncionalidad y el trabajo en equipo y se priorizan los procesos de pertenencia a la empresa, a través de los cuales se favorece la comprensión de los propósitos de la organización como una respuesta a necesidades del contexto.

En pocas palabras, una capacitación a la medida de las personas y de la empresa, para contribuir a su superación, reconociendo los requerimientos de la tarea, de la función y de la organización.

:: La Capacitación en Disco

De acuerdo con los criterios expuestos, desde hace varios años Disco viene desarrollando programas de capacitación de su personal que comprenden cursos y seminarios para integrantes de todos los niveles: gerencial, mandos medios y personal operativo. Administración Estratégica, Rol Gerencial, Rol del Supervisor, Motivación y Liderazgo, Gestión de Recursos Humanos, Comunicación, Administración del Tiempo, Negociación, Calidad Total, Trabajo en Equipo, Creatividad e Innovación, Técnicas de Ventas, Atención al Cliente, han sido algunos de los temas que, vinculados a la formación en Management, se desarrollaron en las instancias de capacitación cumplidas. Asimismo, se ha prestado atención especial a las necesidades específicas de capacitación y adiestramiento para Cajeras y Vigilantes, así como también a la realización de jornadas de trabajo para el perfeccionamiento en Higiene.

Por otra parte, el personal que ingresa a la empresa participa en sesiones de inducción y de capacitación inicial que incluyen seminarios de adiestramiento en Atención al Cliente y el pasaje por nuestros Locales-Escuela para la formación en actividades específicas.

:: Nuestro Centro de Capacitación

La empresa cuenta con un moderno Centro de Capacitación, cuyo diseño fue específicamente adecuado a las necesidades actuales de la empresa. La nueva planta física permite desarrollar dos de las actividades que resultan esenciales para una correcta administración de los recursos humanos: la selección y la capacitación del personal. El Centro se compone de siete salas, de distintas dimensiones, que cuentan con el equipamiento necesario para la ejecución de los programas de formación previstos, la puesta en práctica de los procesos de selección de personal, así como la realización de diferentes reuniones de trabajo.

En las salas 1, 4, 5 y 7 se efectúan seminarios y cursos de capacitación para distintos niveles de empleados, la sala 2 está dedicada a la formación de Cajeras y la sala 3 se destina a la capacitación en informática. Por su parte, la sala 6, además de utilizarse para los estudios psicolaborales a los aspirantes que se inscriben para ingresar a la empresa, fue diseñada expresamente con una dimensión apropiada como para permitir ejecutar también otro tipo de actividades de carácter cultural y social. La planta cuenta, además, con oficinas, recepción, kitchenette y servicios higiénicos.

La concreción del nuevo centro de capacitación es la respuesta con la que la empresa demuestra la importancia que le asigna a sus recursos humanos. Representa una apuesta al futuro y, a la vez, también un desafío. Una apuesta al futuro porque Disco asume que capacitar a sus recursos humanos es permitirles adquirir los conocimientos con los cuales trabajar mejor y prepararlos para acompañar el proceso de crecimiento y desarrollo de la empresa.
También un desafío, porque la capacitación contribuirá a la superación personal de cada uno de sus integrantes, reconociendo los requerimientos de la tarea, de la función y de la organización.

Recibí nuestras ofertas

Ingrese su e-mail para registrarse


Redes Sociales